OFICINA DE CONVENCIONES & VISITANTES DE LEÓN
01 (477) 763 44 01/02/04
La Capirotada ya se comía en Roma en el siglo IV
La Capirotada ya se comía en Roma en el siglo IV

En otra obra más reciente, aunque ya con siglos de historia, Roberto de Nola recoge otra receta de este estilo en ‘El Libro de Cozina’ de 1477. El autor llama al plato ‘Almondrote’. Que debía su nombre a un aderezo que cubría la capirotada a base de queso, ajo, manteca, caldo, huevos y azafrán. Un plato consistente incluido en el catálogo de comida fuerte. 

 

Ninguno de estos dos autores se refieren a la capirotada como un plato de vigilia. Y de hecho sus recetas incluyen ingredientes como la carne de perdiz o de carnero. Pero sí está confirmado que el nombre de capirotada se refiere a los cucuruchos (capirotes) que llevaban los monjes en las procesiones de Semana Santa.

 

Cuando llegaron los españoles la trajeron a México ya modificada y convertida en un plato de repostería más que en una comida. Sus referencias aparecen desde los primeros tiempos de la conquista. Y el platillo se hizo famoso porque fue el que utilizó Hernán Cortés para asesinar a su amigo Francisco de Garay. 

 

Aunque en estos nuevos tiempos cada vez se ven menos en las mesas familiares, las capirotadas se convirtieron en un postre típico de vigilia de la gastronomía mexicana. Un plato exquisito que ahora podemos degustar en restaurantes y puestos callejeros de la ciudad de León.

 

Comparte esta noticia
Entradas recientes